Cal Modest y sus calçotadas en Tornabous. Un menú especial para grupos llenos de tradición

Cal Modest y sus calçotadas en Tornabous. Un menú especial para grupos llenos de tradición

Estamos en plena temporada de calçots y en la pequeña localidad ilerdense de Tornabous saben perfectamente cómo disfrutar de este manjar tan tradicional de la gastronomía catalana.

Pero, ¿qué es un calçot?

Un calçot es una cebolla de variedad suave que tiene etapas y procedimientos muy especiales durante su cultivo. En las versiones más populares, el descubrimiento del calçot se atribuye a un pagès de Valls, en Tarragona, donde a finales del siglo XIX inventó accidentalmente la forma de cultivarlo y de consumirlo. Pronto se hizo muy popular y se extendió por las localidades y comarcas más cercanas.

El cultivo del calçot es tan característico y especial como la manera de comerlo. El proceso de obtención se alarga por dos años. Primero se ha de obtener la cebolla de calçot, una variedad específica de la zona, para después replantarla hacia el mes de septiembre. Entonces, conforme el bulbo se va creciendo y convirtiéndose en varios calçots, éste te va cubriendo de tierra o calzando para conseguir que la parte comestible conserve intactas sus cualidades.

¿Cómo son las calçotadas en Cal Modest?

Son fiestas. Las calçotadas que esta casa rural nos ofrece están llenas de tradición y diversión para toda la familia. Los calçots se cocinan a la manera tradicional, al fuego vivo de los sarmientos sobre una parrilla.

Las hortalizas deben quedar quemadas en sus primeras capas; de esta forma se consigue que el interior, mucho más sabroso, quede tierno y jugoso. Luego, con las manos, se retiran las capas exteriores y… ¡ñam!

La tradición también manda que una buena salvitxada acompañe a los calçots. Es una salsa eleaborada con tomates asados, ajo, almendras y aceite de oliva.

Pero no solo de calçots se alimentan las calçotadas de Cal Modest. Éstas reuniones son auténticos festines de la gastronomía catalana más tradicional. Aprovechando las brasas sobrantes del cocinado de los calçots, se asan butifarras, panceta o caracoles, así como una gran diversidad de otros productos típicos.

Sin duda, una visita a Cal Modest en estas fechas, ya sea con toda la familia o con amigos, es una gran opción para disfrutar de lo mejor que nos ofrecen estas tierras: su gastronomía y sus gentes.

Calçotada en Tornabous, Cal Modest
¿Quieres más información? Visita la página web de Cal Modest o entra en su Facebook y contacta con ellos.

Redacción

El autor no ha añadido aún información en su perfil.

Uso de cookies

La Espiga Digital pertenece a Sensación Rural S.L.
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información.

ACEPTAR